Welsh Experience

Wild Patagonia

Nature's Wonders

Action & Unusual

Made to Measure


The Rest of Argentina
 
Introducing
Argentina



Latest News
Video Gallery
 
 

CORO GALES CONQUISTA LA PATAGONIA> This page in Welsh> This page in English>

Click to enlarge

En marzo de este año el gobernador de la Provincia Argentina del Chubut (colonizada por los galeses) firmo un acuerdo con el primer ministro de Gales Rhodri Morgan, que entre otras cosas establecía un incremento del intercambio cultural entre Gales y la Patagonia. Sin demora y dejando de lado el hecho que el otro firmante del acuerdo (quien fuera secretario de cultura Gales) Alun Pugh había perdido su cargo en las recientes elecciones, una organización de Cardiff formo un Coro con un grupo de mas de 70 hombres seleccionados de los mejores coros masculinos de Gales y organizó un viaje de los coreutas a la Patagonia. Recientemente han regresado de su tour de Argentina en un viaje que se ha calificado universalmente como inolvidable.

Click to enlarge

Los primeros colonos Galeses arribaron a la Patagonia en el velero Mimosa en el año 1865 y a pesar de las dificultades se establecieron sobre el Río Chubut a unos 1500 Km. al sur de Buenos Aires. Ubicados en un amplio desierto de piedras y matorrales sin un árbol, prontamente se les hizo imposible encontrar suficiente tierra fértil para sus arados, y por esta razón es que decidieron remontar el Río Chubut hacia el Oeste a fin de encontrar las tierras fértiles de la cordillera de los Andes. En Noviembre de 1885 observaron por primera lo que llamaron ”Valle Hermoso” (“Cwm Hyfryd”) y allí se estableció el pueblo Gales de Trevelin y rápidamente establecieron una cadena de comunicaciones transpatagonica. Y así vivieron en paz habiendo dejado atrás los terratenientes Ingleses y la opresión cultural. Pero 20 años mas tarde Chile hizo su reclamo territorial e irónicamente fue un Ingles Sir Thomas Hungerford Holdich quien fue nombrado mediador por la Corona Británica para arreglar el diferendo de dos países casi en guerra por el litigio. A fin de ayudarlo en tomar su decisión decidió llamar a un plebiscito. La comunidad estaba compuesta mayormente por Galeses e Indígenas y emitieron su voto mayoritario (las mujeres votaron por primera vez en Sud América) de permanecer en la Argentina cementando de este modo los lazos de amistad entre Gales y Argentina.

Y así fue que en el Aniversario del Plebiscito y coincidentemente con el Eisteddfod anual de la hermosa ciudad cordillerana de Trevelin el grupo de turistas Galeses más numeroso en visitar la Patagonia empezó a conquistar la región con sus ”pedregazos“ corales. La organización tuvo que cambiar el lugar de la reunión de canto comunitario (Cymanfa Ganu) de la Capilla al Salón Central de mayores dimensiones y los directores musicales los Sres. Last y Lowndes decidieron tocar con dos órganos simultáneamente ya que consideraban que el volumen seria sobrepasado por los cantores, Había que utilizar acomodadores a fin de ubicar cada persona por su voz y en las casas había que preparar habitaciones para los parientes y visitas que concurrieron de todos los rincones de la ”Colonia“ para participar de la fiesta. No fueron defraudados. El Salón Central de Trevelin resulto también muy chico para la concurrencia del culto de canto y algunos dicen que vieron mover el techo cuando la concurrencia trono el ”Amen” del himno Tydi a Roddaist. Como dato adicional no alcanzaron los 300 himnarios que se prepararon para la reunión.

Nadie puede recordar otra ocasión en un festival religioso donde se haya alabado al Señor en una forma tan elocuente y profunda.

 A la mañana siguiente el Coro fue transportado hasta el hermoso lugar donde se realizaba la ceremonia de recordación del Plebiscito. Allí se encontraban Bandas militares, grupos de Scouts, Bomberos, Asociaciones Galesas, oficiales militares, políticos de relevancia y los habitantes de la Colonia esperando que el Coro visitante entonara las estrofas del Himno Nacional Argentino. Su interpretación perfecta (estuvieron meses aprendiendo la letra) y la exhuberancia del conductor John Asquith de la localidad de Ferndale sorprendieron a la concurrencia y hubo lagrimas de emoción que tiñeron la roja tierra seca. Después de los discursos y las promesas políticas el Coro cantó como tributo a la hermosura de este lugar una canción escrita en Castellano por Emir Pugh con la música del Himno Gales “Can yr Adfywiad Newydd” (Daeth Iesu I`m calon i fyw). Todo fue transmitido por el canal de televisión de la localidad y mucho de los dignatarios se emocionaron y tragaban forzosamente y tosían a fin de suprimir sus lagrimas y al finalizar parecía que los aplausos duraron para siempre.

 

Ya todo el mundo se había dado cuenta que ”El Coro” había llegado y empezaba la preocupación que si se llenarían los 800 asientos dispuestos en el Club Fontana. La televisión y los otros medios daban la noticia del Coro y las puertas del salón tuvieron que abrirse con anterioridad a fin de aliviar la cola que esperaba ingresar. La audiencia sobrepaso el número de 1600 personas por lo que el salón estaba completo. El Coro les brindo su repertorio que incluía canciones en castellano (que fueron muy aplaudidos) y otras de la Capilla y Broadway. Los Coros locales se subieron al escenario y brindaron un excelente espectáculo a pesar de contar con un numero mucho menor que las visitas. El momento de gloria ocurrió cuando el intendente de Trevelin les leyó una resolución nombrándolos visitas honorables de la Municipalidad.

Pocos recuerdan el momento final del concierto pero todos los detalles serán recordados por muchos como el momento más emocionante de su vida.

Para el día siguiente estaba programado demostrar a las visitas lo que ofrecía la zona Cordillerana por lo cual fueron llevados a visitar el Parque Nacional Los Alerces con sus árboles milenarios, glaciares imponentes y los bosques y lagos con agua tan pura que la región esta siendo considerada como reserva biosferica de la UNESCO. Los cóndores se hicieron presentes para estudiar si dentro del contingente de visitas había alguna posibilidad de comida (la edad promedio del grupo sobrepasaba los sesenta) y muchos comentaron que lo que estaban viendo podría haber existido en Gales sino hubiera ocurrido la tala indiscriminada de bosques y el uso del agua para grandes ciudades como Birmingham. Mientras tanto en Trevelin la Asociación Galesa bajo el mando del ganadero Lewis Thomas preparaban un suculento asado de cordero y ternero para darles la bienvenida a su regreso del Parque. El contingente al llegar tuvo la impresión que se habían asado casi todos los ovinos de la Patagonia además de pollos, chorizos y cantidades de botellas de vino y luego después de varias entonaciones de la canción Calon Lan regresaron a Esquel para otra recepción en la sede de la Asociación Galesa.

Uno de los integrantes del grupo comento que se había encontrado con otro del grupo que aseguraba acordarse de la hora que se acostó a dormir, pero nadie lo pudo creer.

Todos deseaban que el contingente se quedara un rato más pero tenían que cruzar el país hacia la costa para visitar la otra Colonia Galesa con sus Ballenas y Pingüinos. Su viaje de 600 Km., los llevo cerca de la vieja ruta de los primeros Colonos (Rocky Trip). Estos colonos tuvieron que llevar sus carretas por el desierto luchando contra el hambre, las inundaciones, y algunos indios guerreros y solamente los más duros sobrevivieron. En un punto de su trayectoria entre la cordillera y la costa los pioneros tenían que abandonar las orillas del Río Chubut y subir a la pampa para luego de unos kilómetros poder regresar al valle del río. El único lugar para realizar esta bajada era en un lugar tan empinado que necesitaban atar los caballos y los bueyes a la parte de atrás de los carros a fin de frenarlos para que no caigan en el cañadon que se encontraba en frente. El contingente de visitas subió caminando a la pampa y reunidos allí arriba podían observar la vista tal cual (con excepción de los omnibus) se encontraba en la época de los colonos hace más de 100 años. Encontraron restos de botellas, ruedas de carros, pedazos de latas y en este paraje desolado una tumba de vaya saber quien, que hizo surgir las emociones que la raza Galesa acostumbra tener juntamente con la admiración que sintieron por los bravíos pioneros del ayer. Se hizo un momento de silencio y luego se canto un himno Gales cuyo melodía resonaba en honor a la memoria de los pioneros.

La mañana siguiente en Puerto Madryn, (el sitio del desembarco histórico en el año 1865) ahora convertido en un prospero balneario; quisieron ver la naturaleza en su apogeo. Efectuaron el avistaje de ballenas, orcas, Pingüinos (cuyo nombre provienen de los marineros Galeses en Pen=cabeza gwyn=blanca), lobos marinos y el animal más gelatinoso del mundo, el elefante marino, visitaron el lugar adonde la Orca le enseña a sus crías como acercarse a la playa para atacar y comer las crías de los lobos marinos. Encontraron en Puerto Madryn un mundo distinto de Hoteles de categoría, restaurantes elegantes, cantidades de cafeterías, comercios, playas limpias y bares que nunca cierran. Todo a precios más que accesibles a nivel mundial. Ya que el Hotel donde se hospedaban quedaba a poca distancia del bar visitado por la hinchada y los jugadores del seleccionado de Gales en oportunidad de su partido con los Pumas, aprovecharon para ahogar sus penas y crear nuevos dolores de cabeza a la mañana siguiente.

Luego visitaron la Capital de la Provincia - la ciudad de Rawson - para un concierto para el Gobernador y el público. No cabía ni un alfiler más. El concierto se transmitió por el Canal Provincial de Televisión y algunos coreutas se molestaron porque pensaron que la gente en la calle los deberían saludar como lo habían hecho con Tom Jones cuando había visitado el país unos días antes. Con gran atino el gobernador presentó al Coro una escultura de una oveja patagónica que según malas lenguas y después de las experiencias de los asados tenia pocas probabilidades de llegar a Gales sin un mordisco.

De allí el contingente se dirigió a la Capilla de Moriah (monumento nacional) que fuera fundada por Abraham Mathews. Las paredes y bancos de esta Capilla han sido testigo de los momentos de alegría y de pena de la Colonia por más de 120 años y en su predio están la tumbas no solo de Abraham sino también de 20 de sus compañeros en la aventura que arribaron en el Mimosa. Paseando por el cementerio y leyendo las escrituras en la lapidas uno se da cuenta de los sinsabores de la Colonia tales como enfermedades, inundaciones que se llevaron la vida de unos cuantos de corta edad. Todas estas emociones fueron volcadas por el grupo en la Capilla donde algunos se sentaban en los bancos, algunos leyendo la Biblia, otros meditando con reverencia y no tardó mucho en iniciarse el canto acompañado por una dama septuagenaria en el harmonio y un diacono octogenario quien dirigió el canto y las oraciones de alabanzas al Señor.

Las emociones lo hicieron mas difícil para continuar con el horario del itinerario, sin embargo llegaron a Gaiman, que es corazón latiente de la Colonia del Valle. Allí se reunieron con parientes y amigos en la Capilla Bethel donde se les sirvió un Té con tortas de crema, y fiel a la tradición, sobró torta. Los visitantes encontraron a Gaiman más Galés que las cucharas de amor talladas, o la combinación de las ciudades de Aberystwyth y Aberteifi. Si Ud quiere comprar cigarrillos le ofrecerán en el mismo negocio Torta Galesa, o Bara Brith, aun los modelos mas antiguos de autos tienen una identificación Galesa, inclusive algunos para tapar alguna chapa oxidada. Las visitas se deleitaron al saber que no existen terratenientes Ingleses como en su casa. También se sorprendieron de la calidad de los ajos, papas, zapallos y otras verduras, fruto de la ingenuidad de los chacareros que utilizaron las aguas del Río Chubut para el riego del valle.

Desgraciadamente los 6 días que disponían para su viaje se hizo tan corto que no se pudo programar un concierto en Trelew pero la comunidad Galesa de esta localidad no se dejo intimidar. Organizó una brillante fiesta con una exhibición de la cultura Argentina con bailes, músicos, cantores guitarristas y claro está el tradicional asado. Hasta lograron que la policía realice el cierre de la calle en frente del salón San David a fin de permitir la cocinada de los ovinos, y el que no compró su entrada con anticipación se tuvo que quedar en la calle sintiendo el aroma de los asadores y parrillas y estirando sus orejas para escuchar los que estaba ocurriendo dentro del salón que estaba repleto. Se inició un canto a contrapunto. Los Galeses visitantes entonaban Calon Lan en Castellano y los locales replicaban con Cwm Rhonda en Gales las visitas arrancaron con Oes Gafr Eto y los locales contestaban con un escondido. Todos se olvidaron de la hora pero alegremente a la mañana siguiente el Coro estaba de vuelta en Madryn.

Y amaneció nublado y chispeando el último día de su viaje que fuera organizado por los especialistas Welsh Patagonia, una Empresa localizado en Esquel (www.welshpatagonia.com). La lluvia agrego el dramatismo al marco de la visita a la playa y las cuevas donde desembarcaron los colonizadores en el invierno del 1865. Las visitas no dejaron de ponderar cuan lejos habían llegado ese puñado de bravíos pioneros que convirtieron la Patagonia en lo que es ahora. Pero no había mucho tiempo para quedarse admirando el lugar porque había que planchar camisas y hacerse las permanentes o bañarse para estar presentables para el concierto de despedida. El lugar elegido era el simpático teatro de la Sociedad Italiana en el centro de Madryn. El director musical preparó su programa e hicieron un pequeño ensayo para subir y bajar del escenario con anticipación al concierto, pero no habían planificado una evacuación de emergencia para una posible reacción adversa del público cuando rindieron su versión en castellano del himno En Los Andes del Sur que rinde loas a Trevelin. El hecho de que el coro Gales aprendiera la letra en castellano hizo sobrepasar todo sentimiento de rivalidad con Trevelin y con una explosión de aplausos solicitaron varios bis. El salón estaba rebasando de publico, lamentablemente muchas personas quedaron afuera. La flamante Presidenta de la Asociación Galesa de Madryn confesó que este concierto había sido lo más importante que se había realizado en Madryn en toda su historia y como corolario y después de 10 años sin novedad había logrado incorporar un nuevo miembro a la Asociación.

                        Y cuando yo sea viejo y me tenga que sentar
                        Les diré a mis nietos que yo allí estuve
                        Y les contaré de los momentos inolvidables
                        Cuando a Trevelin vino el coro nacional Galès

                        Y mi corazón fue enriquecido por su cantar
Monumento Abraham Matthews
Click to enlarge
Niños de la Colonia Galesa Local
Click to enlarge
Familias orgullosas del Plebiscito
Click to enlarge
Intendente y Vice Gobernador Provincial

Click to enlarge

John Asquith
Click to enlarge
Final Triunfante
Click to enlarge
Bailarina de Trevelin
Click to enlarge
Coros: Nacional de Gales y Locales
Click to enlarge
Coros Locales
Click to enlarge
Concierto en Trevelin
Click to enlarge
Parque Nacional Los Alerces
Click to enlarge
Cueva de las Manos
Click to enlarge
Centro Cultural de Rawson
Click to enlarge
Capilla Moriah
Click to enlarge
Asociación Galesa Local
Click to enlarge
Contemplación en la Capilla Moriah
Click to enlarge
Corderitos al asador
 

 
english/
spanish/
cymraeg

Esquel - Chubut - Patagonia - Argentina - Email: info@welshpatagonia.com